• Facebook
  • Google Maps
Community for the Re-education
and growth of Character

Tratamiento

Programa de prevención

Como organización sin fines de lucro, Hogar CREA se ha comprometido con el tratamiento y la prevención del abuso de alcohol y sustancias durante más de medio siglo. Nuestra organización fue fundada en 1968 por Juan José García Ríos en Trujillo Alto, Puerto Rico. CREA tiene orígenes en español y significa Comunidad para la reeducación de adictos en inglés. El principio de responsabilidad individual y colectiva, asistencia mutua y esfuerzo propio está en el corazón de nuestra filosofía.

Hay 126 instalaciones de Hogar CREA que están cambiando vidas en los EE. UU., Puerto Rico, Centro y Sudamérica y el Caribe. 6 de estas instalaciones se encuentran en Lancaster, Pensilvania, Filadelfia, Allentown, Freemansburg, Bethlehem y Reading.

Los residentes de Hogar CREA aprenden a responsabilizarse de su vida y de cómo la llevan a cabo. Les proporcionamos un ambiente hogareño donde están expuestos a valores físicos, espirituales, emocionales y morales que ayudan a formar un carácter más fuerte.

Tratamiento en CREA

El programa de tratamiento en Hogar CREA es etapas o etapas con desafíos progresivos. Se extiende a lo largo de 20 meses y guía a nuestros residentes a superar los desafíos por fases mientras los lleva hacia el objetivo final de la reeducación del carácter. Las terapias y la necesidad de cumplir con sus responsabilidades se centran en la reconstrucción estructurada de la vida de nuestros residentes. Los diferentes pasos de nuestro programa se han elaborado en este diagrama.

Modelo de tratamiento

El modelo de tratamiento Hogar CREA Inc. es Bio-Psico-Social-Espiritual y se brinda en una comunidad terapéutica enfocada en la modificación del comportamiento a través del desarrollo y las capacidades de un carácter fuerte. En el caso de los adultos, el proceso es de reeducación, mientras que en los adolescentes es un proceso educativo. El objetivo es desarrollar un carácter saludable.

Nuestro modelo de tratamiento adopta y adapta las fases del desarrollo psicosocial marcadas por Erik E. Erikson, el renombrado neopsicoanalista alemán. Según su teoría de la personalidad, el desarrollo psicosocial humano tiene lugar en diferentes fases a lo largo de toda la vida. La crisis psicosocial debe abordarse mediante la integración de las necesidades y capacidades individuales.

Requiere un proceso continuo de superación de desafíos, confrontación y crecimiento para abordar los medios sociales de la cultura y lograr diferentes etapas de desarrollo psicosocial. Los seres humanos necesitan desarrollar habilidades personales, construir carácter y desarrollar valores para construir una naturaleza saludable. Deben asumir la responsabilidad y cumplir con sus deberes tanto a nivel individual como social.

Estamos enfocados en desarrollar las muchas capacidades del personaje de nuestros residentes a través de diferentes Etapas Psicosociales marcadas por Erikson: Esto incluye:

  • Confianza
  • Trascendencia
  • Iniciativa
  • Autonomía
  • Laboriosidad
  • Compromiso
  • Identidad
  • Generatividad

Las terapias que se utilizan para desarrollar estas habilidades del personaje incluyen Grupal, Individual, Ocupacional, Confrontacional, Educativo, Urbano, Representación y Venta, Deportivo, Recreativo, Espiritual, Familiar, Movilización, Maratón y Entrenamiento.

Estructura de tratamiento

El día a día de las formas de nuestros residentes en función de la estructura de tratamiento que reciben. Hay 4 fases en nuestra estructura de tratamiento. Esto incluye:

  • Inducción
  • Introspección, identificación y crecimiento
  • Crecimiento intensivo
  • Vigilancia

Estas fases se dividen además en etapas en orden progresivo. Las etapas se enfocan en observar la madurez social y emocional del residente. El proceso conduce al desarrollo de las capacidades del personaje mencionadas anteriormente.

Cuando nuestros residentes reciben esta intervención terapéutica, se benefician a través de un crecimiento, compromiso y madurez óptimos. Nuestras intervenciones ayudan en el desarrollo de hábitos, costumbres, modales, actitudes, habilidades sociales, controles internos, sensibilidad, responsabilidad, aceptación de estándares, disciplina, cambios de comportamiento y valores internos. El objetivo de nuestro proceso terapéutico es que los residentes que vuelven a formar parte de la comunidad sean aceptados y contribuyan positivamente a ella. Y al hacerlo, también provocan una transformación en la comunidad para crear algo que sea más amigable y justo.